A un niño le gusta aprender, no estudiar.

Para motivar al niño hay que arrancar desde sus deseos, que son básicamente tres.

Deseo de pasarlo bien: importante que lo pasen bien

Deseo de ser reconocido y apreciado: quieren saber que se reconoce su logro, s

Deseo de sentir que progresa: la mirada, mirar lo qué hacen, tienen que saber que avanzan.

Con estas tres motivaciones es con lo que tenemos que enlazar para motivar a los niños.